24 febrero, 2015 serviesco

Tenga cuidado ante las fuertes brisas

La caída de una antena de telecomunicaciones en un conjunto residencial ubicado en la calle 82A número 42 – 61, en el norte de Barranquilla, el desplome de dos árboles y los constantes estropicios de las puertas y ventanas de las casas de toda la ciudad, tienen a la comunidad preocupada.

Los sucesos, que vienen ocurriendo durante las últimas noches, y que resultan extraños para esta época, se deben a fuertes vientos que alcanzan entre 25 y 30 nudos, unos 60 kilómetros por hora.

Cristian Uscátegui, jefe de Pronósticos y Alertas del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales de Colombia (Ideam), aseguró que los incrementos de la velocidad del viento se han dado frente al litoral Caribe central y alcanzan a llegar hasta la parte sur de la región.

La razón de este fenómeno es que se ha fortalecido el sistema de alta presión sobre el Océano Atlántico, (zona donde hay poca nubosidad y buen tiempo), de cuerdo con el experto.

“Normalmente los vientos van de altas a bajas presiones. Estas últimas son las que, por lo general, presentan nubosidad y lluvias. Este fenómeno siempre se da del norte hacia el sur”, indicó el funcionario del Ideam.

“El departamento del Atlántico se ve más golpeado por las fuertes brisas porque está expuesto de frente al fenómeno.

En la Costa Pacífica el fenómeno se siente, pero se da en menor intensidad”, explicó Uscátegui.

Esta situación, la cual seguirá presentándose durante unos dos días, según los expertos, ha hecho que se enciendan las alarmas. Actualmente la alerta está entre amarilla y naranja.

El estándar de las velocidades de los vientos en la Costa Caribe está entre los 10 y los 15 nudos, actualmente los registros indican que sobrepasaron el doble de las marcas.

Medidas

El capitán de Puertos, Armando de Lisa, restringió las operaciones en el canal de acceso, por los peligros que corren las embarcaciones que a diario navegan por ahí.

Las zonas costeras de Tubará, Puerto Colombia, Piojó y Juan de Acosta también están regidas por la eventual normativa.

La navegación de las embarcaciones menores en el mar fueron suspendidas por el fenómeno. Solo en el río podrán realizar sus operaciones.

Los barcos grandes hay restricciones desde que los vientos llegan a los 35 nudos (unos 70 kilómetros por hora).

La medida tiene excepciones cuando la velocidad del viento baja de los 35 nudos, peros solo para embarcaciones grandes.

Edinson Palma, subsecretario de Gestión del Riesgo del Departamento aseguró que en el territorio los efectos de los fuertes vientos no han tenido graves consecuencias.

Donde si se ha convertido en problema la situación, es en la rápida acción para sofocar incendios forestales.

Fuente: Eltiempo

Contáctenos

Deje en nuestras manos su Seguridad!