30 septiembre, 2014 serviesco

Según Gaula del Ejército “se redujeron extorsiones en el Atlántico”

En septiembre se realizaron 25 operativos. Los comerciantes dejaron de pagar 180 millones de pesos.

Duvis Fernández G.

Las presiones del grupo Gaula Caribe del Ejército sobre las bandas delincuenciales permitieron que las víctimas de las extorsiones en el Atlántico dejaran de pagar en septiembre pasado más de 180 millones de pesos.

La información la entregó el Comandante de esta organización, el mayor Óscar Iván Caballero, quien señaló que fueron 25 operativos exitosos en los municipios y en el Distrito de Barranquilla.

“La invitación es a seguir denunciando esas bandas criminales a través de la línea 147 del celular”, dijo el uniformado.

Señaló que “la meta es acabar con este flagelo porque en los últimos meses del año se incrementan las extorsiones debido a que les aumentan los ingresos a industriales y comerciantes. Estos delincuentes buscan sacar provecho de esa situación”.

Indicó que este año, los comerciantes han dejado de pagar un total de 1.170 millones de pesos. Las cifras se sustentan en el número de denuncias.

Anteriormente las extorsiones registradas en Barranquilla provenían de los centros carcelarios El Bosque, Ternera de Cartagena y la cárcel de Valledupar, pero después que algunos reclusos fueron traslados a otras cárceles, se disminuyó ese porcentaje. Sin embargo, si bien las autoridades realizan operativos para evitar el uso de celulares al interior de estos, los internos buscan la manera de mantenerse equipados con medios tecnológicos para continuar delinquiendo.

Los comerciantes han sido víctimas del delito de la extorsión, mediante llamadas amenazantes y reiterativas. El extorsionista conoce e identifica plenamente a sus víctimas, en algunos casos incluso reside en el mismo sector.

Muchos de los móviles de las víctimas de los homicidios son la extorsión. El comandante del Gaula señaló que existe un enfrentamiento entre los extorsionistas que disputan la zona de sus víctimas, los cuales deja una cifra importante de asesinatos.

Las medidas asumidas por las autoridades para contrarrestar este delito son infructuosas cuando las víctimas no denuncian y acceden a las pretensiones de los victimarios. En la mayoría de los casos, las personas temen a las amenazas y prefieren callar o en el peor de los casos acceder a las pretensiones de los extorsionistas.

Fuente: Zona Cero.

Contáctenos

Deje en nuestras manos su Seguridad!