10 marzo, 2016 serviesco

#MODUSOPERANDI – En los cajeros roban en las filas y todos son parte de una banda

Como siempre solía hacerlo, Jenny García se dirigió el lunes a retirar dinero de un cajero automático en un centro comercial en Suba. Eso fue hacia las 12:54 p. m.

El primer y único retiro fue de 400.000 pesos, pero cuando ella quiso sacar la tarjeta del dispositivo este se puso en rojo.

Justo en ese momento, un hombre que la precedía en la fila, le dijo que la había sacado mal, que la tenía que colocar de nuevo y digitar el número de la misma. “Yo le dije que no, que eso nunca me lo había pedido el banco”, contó Jenny.

La mujer intentó comunicarse desde su celular al banco pero, extrañamente, la gente de la fila comenzó a protestar, a presionarla. “Ellos me gritaban, me decían que eso era normal, que me apurara”.

El hombre que le había insinuado la solución se retiró y el que le seguía le dijo otra vez, que hiciera lo mismo. “Ahí fue cuando la embarré. Entre el embolate de avisar al banco, la presión de la fila, el tipo casi que me rapó la tarjeta y me dijo: solo coloque estos números. Eso es normal que pase”. Luego retiraron plata dos personas más mientras otras personas le decían que había bloqueado el cajero, que si no colocaban esos datos la iban a robar.

Jenny cuenta que algunos usuarios indignados pasaron al cajero. “Decían que yo estaba estorbando y que trancaba la fila”. En solo cinco minutos de su cuenta le había debitado un millón doscientos mil pesos.

Cuando ella fue a hacer el reclamo en el banco, y a dar los datos de su tarjeta, le dijeron que esta no aparecía registrada con su nombre. “Efectivamente no era la mía. La mía estaba registrada con mi nombre”. La víctima puso el denuncio del caso en el banco. Le dijeron que en cinco días hábiles le daban una respuesta. “Hoy también pondré la denuncia ante las autoridades”, contó Jenny.

Ella recuerda algunos rasgos físicos de la gente de la fila que le pareció sospechosa. “El primero vestía chaqueta deportiva gris, era alto, acuerpado, moreno y tenía un corte de pelo como rapado. El otro estaba vestido de gris, era bajito y también vestía deportivo, y la última era una mujer que tenía puesta una chaqueta de cuero café. Era rubia y tenía ojos claros. Su porte era elegante. No identifiqué más, pero creo que había otros implicados ahora que analizo”.

Fiscalía reseña casos

La clonación de tarjetas es un delito frecuente y sorprenden los autores que hay detrás. De hecho, el 12 de febrero del 2016, la Fiscalía General informó que por solicitud de la Subdirección Seccional de Fiscalías de Bogotá, un juzgado de conocimiento profirió sentencia condenatoria en contra del patrullero de la Policía, Édgar Gómez, y de Mauricio Rojas, como autores responsables del delito de hurto por medios informáticos.

De acuerdo con las investigaciones, habrían hurtado cerca de $ 119 millones entre 2013 y 2014, a más de 170 usuarios de entidades financieras. El uniformado se paraba cerca a los cajeros automáticos y les ofrecía ayuda a las personas que tenían dificultades para retirar el dinero.

“Se ganaba la confianza por estar uniformado, pero en realidad observaba las claves secretas, memorizaba nombres y códigos de las tarjetas y después, con su cómplice, las clonaba”, dijo la delegada del ente acusador. El juzgado dará a conocer el monto de la pena este mes, que contemplaría de 8 a 12 años de prisión.

También, el 8 de julio del 2013, el Juzgado Segundo Municipal de Bogotá con función de control de garantías cobijó con medida de aseguramiento en establecimiento carcelario a Ómar Tardelli, a quien se le imputó el delito de hurto por medios informáticos y semejantes agravado.

El fiscal del caso aseguró que en el 2012, luego de la denuncia de 74 clientes de un banco, se dio inicio a una investigación. El imputado, con la ayuda de una funcionaria del banco, retiró de las cuentas de crédito y de ahorro de los usuarios unos $ 500 millones con tarjetas clonadas.

Otra modalidad se detectó el 13 de abril del 2012, cuando la juez 32 Penal Municipal de Bogotá, aseguró a Jorge Pachón, por su presunta responsabilidad en los delitos de acceso abusivo a sistema informático. Este hombre habría retirado más de $ 600 millones con tarjetas clonadas. Ocultaba elementos electrónicos en los cajeros automáticos que le permitían copiar las claves de las tarjetas.

Recomendaciones policía

– No permita que personas ajenas conozcan la clave de su tarjeta.

– No deje que extraños ingresen con usted al cajero.

– Antes de realizar una transacción verifique que no haya plaquetas u otros elementos que impidan la salida de dinero.

– Ante cualquier duda o sospecha es mejor no realizar una transacción y buscar otro cajero.

– Nunca escriba la clave en ninguna parte. Memorícela.

– Tape el teclado al momento de digitar la clave. No permita que deslicen la tarjeta en dispositivos raros.

Fuente: Eltiempo

Contáctenos

Deje en nuestras manos su Seguridad!