6 enero, 2016 serviesco

En Medellín roban placas para cometer hurtos a residencias

Una nueva modalidad delincuencial fue detectada por los investigadores en Medellín: robar placas de vehículos para encubrir hurtos a residencias.
La Sección de Análisis Criminal del CTI emitió una alerta sobre este tema a la Policía Metropolitana y la Secretaría de Movilidad de la ciudad, luego de estudiar las denuncias interpuestas por diferentes víctimas en la Fiscalía.
De acuerdo con los hallazgos parciales, desde julio del año pasado se incrementaron los robos de placas de carros y motos. El objetivo de los ladrones, de acuerdo con los investigadores, es ponerle esa placa a los vehículos que posteriormente se van a utilizar en la comisión de homicidios, fleteos y, últimamente, el hurto de residencias.
En esta situación específica, los bandidos usan taxis y automotores particulares con esas placas hurtadas, protegiéndose así de las cámaras de seguridad o testigos. Incluso ya ocurrieron casos en los que un ciudadano inocente resulta investigado por un robo, en el cual los delincuentes emplearon la placa que le habían sustraído a su carro.
Hasta ahora se han registrado 42 noticias criminales sobre este asunto, las cuales están en etapa preprocesal. La mayoría de las usurpaciones de matrículas sucedieron en la zona suroccidental de Medellín, a plena luz del día y principalmente en vía pública; también hay episodios en urbanizaciones residenciales y un caso en un estacionamiento de un centro comercial.
“Muchas veces la víctimas abordan su carro, que está parqueado, y no se dan cuenta que ya no tiene la placa. Solo se percatan cuando más adelante los detiene un guarda de tránsito”, narra uno de los investigadores.
El vicealcalde de Seguridad de la Alcaldía, Luis Fernando Suárez, reconoció que los hurtos a residencias y establecimientos públicos se incrementaron en 2015.
“Una de las modalidades más comunes es la ‘llamada millonaria’: llaman por teléfono a la empleada del servicio o a adultos mayores que están solos en la casa, y les dicen que sus patrones o familiares fueron capturados y que deben entregar dinero o enseres para venderlos, y así pagar al abogado”, explica el funcionario.
Entre las causas para este aumentos en los robos a residencias, Suárez señaló que las sucesivas capturas de cabecillas de bandas provocaron una disminución en el flujo de capitales de esos grupos, lo cual los obligó a diversificar sus ingresos por medio de estas conductas.
La nueva modalidad detectada por el CTI se suma a la ya conocida de las calcomanías, en la cual los criminales emplean un sticker que se asemeja a una placa real, con el cual cubren la original.

Fuente: Elcolombiano

Contáctenos

Deje en nuestras manos su Seguridad!