2 junio, 2015 serviesco

En Barranquilla, avisos de detección electrónica son pasados por alto

Durante todo el año anterior la Secretaría de Movilidad de Barranquilla recibió 13.454.022.237 de pesos por concepto de multas que registraron las detecciones electrónicas que están dentro de la ciudad y en sus vías perimetrales.

Este año, entre los meses de enero y abril la suma de dinero que ha entrado a las arcas de este despacho se eleva a 3.944.574.281 de pesos.

Las conclusiones a las que se puede llegar teniendo en cuenta los escenarios anteriores son: que los conductores que han sido multados hicieron caso omiso de la norma al no cumplir con las exigencias de los distintos puestos de detección electrónica, o que son muy despistados y terminan infringiendo las normas de tránsito, aún cuando se les ofrece un preaviso en forma de cartel.

Las sumas anteriores no tienen que ver con lo que ha resultado de las multas, puesto que estos valores corresponden solo a los infractores que han pagado.

No se puede dejar pasar por alto que el multado puede recibir grandes rebajas en la suma a pagar si cumple con el pago en un tiempo estipulado y además asiste a un curso de cultura vial. Este es otro factor que expone el dinero que no ha llegado a la entidad que regula la movilidad de la ciudad.

“Lo que pasa en Barranquilla con los conductores es que todos se quieren pasar por la faja a la autoridad. Solo medio se componen si ven al policía de tránsito en la esquina, cuando eso pasa es que van a la velocidad permitida, de resto piensan que están en recreo”, indicó Ramiro Rangel, un pensionado de 68 años, quien no entiende cómo los conductores siguen siendo sorprendidos.

Y es que Barranquilla es la única ciudad en Colombia donde los aparatos electrónicos que registran infracciones de tránsito tienen avisos donde advierten su posición y funcionamiento.

Ante esta situación son muy pocos los créditos que se le pueden restar a las ‘malignas’ detecciones, así como las llaman todos aquellos que han sido sorprendidos.

Hace falta mayor compromiso con la cultura vial porque, según los estudios del despacho de Movilidad, los artilugios están instalados en puntos donde se han registrado altos índices de accidentalidad y también donde la comunidad denuncia un peligro inminente de accidentes.

Los registros ‘hablan’

La dinámica de multas que reflejan las detecciones electrónicas expone una reducción mínima en los cortes de enero a abril del año pasado y el actual. Los archivos de la Secretaría de Movilidad demuestran que en el 2014 se registraron 38.180 comparendos electrónicos y en este año la cifra llegó a las 30.221 multas.

Continuando con la comparación en el mismo lapso, el informe refleja que la infracción que más cometen los conductores es la de conducir a una velocidad superior a la permitida. En este tópico en el 2014 se registraron 35.570 comparendos y en el 2015 la cifra fue de 26.805.

Quienes más infringen la norma de la velocidad son, en su mayoría, los automóviles, le siguen las motocicletas, las camionetas, los camperos, los camiones y los minibuses.

Los puntos de la ciudad en los que más multas de este tipo son registradas son en las detecciones de Espumados del Litoral (2.364), Juan Mina (2.184), Cancha de Simón Bolívar (2.182), Espumados 2 (2069), Bulevar de Simón Bolívar (1998), Cuartelillo de El Bosque (1983) y la del Hotel Barranquilla Plaza (1.689).

Novedades

En lo que resta del año, la Secretaría de Movilidad realizará cuatro cambios de detecciones electrónicas, pero aún está estudiando cuáles removerá y dónde serán colocadas, porque las peticiones y expectativas de la comunidad al respecto cada vez son mayores.

Fuente: Eltiempo

Contáctenos

Deje en nuestras manos su Seguridad!