21 julio, 2015 serviesco

El costo de perder la cédula, la libreta militar y el ‘pase’

Cuando Carlos Pérez* sintió que el carro dejó de dar vueltas, aún no entendía que había sucedido. Segundos antes iba conduciendo por la avenida Circunvalar de Barranquilla y en un momento estaba guindando del asiento del vehículo. Sentía que la sangre se le subía a la cabeza. Movió los brazos, las piernas y el cuello para cerciorarse de que todo estaba bien.

El hombre de 31 años procedió a quitarse el cinturón de seguridad. Escuchó las voces de la gente afuera del carro y entre todas pudo distinguir la de su esposa, que a su lado le pedía ayuda. Como pudo la soltó y la auxilió en su descenso al techo.

Pérez narra, mientras espera que lo atiendan en la Registraduría Nacional del Estado Civil, en la capital de Atlántico, que en ese momento del accidente solo le preocupaba salir del vehículo con su esposa y ponerse a salvo.

Recuerda que al lugar llegaron muchas personas a ayudarlos pero otras aprovecharon la confusión para quedarse con su cartera y su celular. Desde que su automóvil se volcó en la glorieta que une la Circunvalar con la avenida Las Torres un sábado de madrugada, han pasado 15 días y desde entonces asegura que anda sin un documento oficial que lo acredite como ciudadano colombiano.

“Ese día volví a nacer, no solo porque fue una experiencia cercana a la muerte sino porque quedé como llegué al mundo, indocumentado”, afirma Pérez mientras una pantalla con luces led va marcando los turnos. Él tiene el 50 y van por el 25, así que todavía le queda un buen rato.

Cuenta el abogado de Cartagena que junto a la cédula, perdió la licencia de conducción, la libreta militar, el carné de salud, además de las tarjetas débito y crédito de diferentes entidades bancarias. “Queda uno sin dinero, sin posibilidad de que lo atiendan en un centro de salud. Prácticamente uno deja de existir”, expresa apesadumbrado.

Para aligerar la espera empieza a narrar lo que tuvo que hacer después de que se cercioró de que su esposa fue atendida en la clínica por una herida en una de sus piernas.

“Llamé a los bancos para bloquear las tarjetas. Luego puse una denuncia vía internet en la policía con un computador que me prestaron y me dio un certificado de la denuncia. Al menos ese servicio ha mejorado”, manifiesta el jurista mientras muestra un papel doblado.

En el texto se alcanza a leer “la Policía Nacional de Colombia Certifica que el día 03/07/2015, a las 4:42 p. m. el (la) señor (a) Carlos Pérez identificado (a) con la cédula… reportó el extravío del (los) documento (s) o elemento (s) relacionado(s) a continuación:”, y luego aparecen enumerados los documentos y cosas que le fueron hurtadas.

Sin embargo, en la denuncia queda especificado que “no constituye documento de identificación sino solamente la certificación del reporte realizado por el usuario”. Reconoce Pérez, entre risas, que por eso anda “sin tarjetas, ni pase y como el ejército haga una batida me llevan hasta que comprueben que sí tengo libreta”.

El trámite
Youssef Sefair Silva es el delegado departamental para Atlántico de la Registraduría Nacional del Estado Civil. Es un abogado oriundo de Huila, pero asegura que fue criado en Caquetá. En la capital de ese departamento al sur de Colombia empezó su labor con la entidad encargada de darle una identificación a cada persona en el país.

Manifiesta, en su oficina ubicada en la Registraduría Auxiliar N° 4, en Villa Country (calle 77 N° 58 -68), que ha tenido que trabajar en casos muy complicados “por las dificultades topográficas del territorio nacional, sobre todo en el sur que la población vive dispersa”. Sin embargo, indica que el método que actualmente están implementando ha agilizado el trámite.

“Desde marzo la entidad está atendiendo mediante agendamientos que se pueden hacer en la página web. Se puede solicitar una cita para realizar cualquier tipo de trámite: duplicado, renovación, tarjetas de identidad y cédulas expedidas por primera vez, registros civiles de nacimiento, registros de defunción y de matrimonio”, señala el registrador delegado y añade que “a corte de 30 de junio de este año hemos diligenciado 34.373 solicitudes de duplicados en Atlántico”.

Para que una persona como Carlos Pérez obtenga un duplicado de la cédula debe consignar en las cuentas oficiales de la Registraduría Nacional, en los bancos Popular o Agrario, la suma de $36.700, luego solicitar un agendamiento en la página web (www.registraduria.gov.co/servicios/agendamiento/agendamiento.htm) y una vez tenga el respectivo volante de consignación diligenciado, puede presentarse a cualquiera de las sedes del país donde haya agendado la cita para realizar la solicitud y se le entrega una contraseña que certifica que la cédula está en proceso.

“En el caso de un duplicado se hace el proceso a través de una estación fija denominada booking, que se encuentra online y permite que el trámite suba de manera inmediata al nivel central para efectos de producción”, asegura Sefair.

Añade que esto permite que el documento sea expedido “con mucha celeridad ya que está demorando alrededor de un mes para producirlo y ponerlo en manos del ciudadano”.

A pesar de estas mejoras, reconoce que hay casos complicados que son difíciles de solucionar en corto tiempo, como la situación de Carlos Pérez.

“En el caso hipotético de que una persona sea robada un viernes en la noche y estemos en un fin de semana largo, con lunes festivo a bordo, permanecería indocumentada durante esos días, pero existen otro tipo de documentos con los que la persona puede ser identificada: libreta militar, licencia de conducción o hasta el carnet que lo acredite como miembro de una asociación”, explica el registrador delegado.

Aclara el abogado de 45 años que “si un ciudadano en un evento determinado requiere validar esta información, es posible a través de la misma página de la Registraduría solicitar que se le extienda una certificación de vigencia de cédula para que complemente los documentos anteriormente mencionados”.

A pesar de eso, el texto del certificado expresamente dice que “no es válida como documento de identificación”.

Otras alternativas
Una forma de hacer más rápido el proceso es sacar la contraseña en un municipio donde no haya agendamiento. “Efectivamente una persona puede dirigirse a uno de estos municipios y realizar el trámite, que es mucho más rápido”.

Otra recomendación es que, una vez la persona reciba el duplicado de la cédula diligencie otra para tener un respaldo por si vuelve a perderla. “Es posible sacar varias cédulas, solamente debe pagar el valor del duplicado y volver a hacer el proceso”.

Licencia de conducción
Con la contraseña en la mano Carlos Pérez sale de la Registraduría y comienza a hablar del resto de diligencias que tiene por delante. “Ahora ya puedo sacar la libreta militar, las tarjetas y el pase. Vuelvo a existir”, comenta entre divertido y contrariado.

Los requisitos para tramitar el duplicado de licencia de conducción son: cancelar $55.719 en las sedes del Tránsito, llevar fotocopia legible del documento de identidad, estar a paz y salvo por concepto de multas o sanciones por infracciones de tránsito a nivel nacional, expedido por el Simit, y estar inscrito en Runt.

Libreta militar
Otro de los documentos que suelen ser importantes porque sirve como identificación es la libreta militar. Además al momento de solicitar trabajo, los empleadores generalmente piden copia de esta tarjeta.

Según información suministrada por el Ejército Nacional para obtener un duplicado de la libreta militar se debe presentar en cualquier distrito militar a nivel nacional, dos fotografías fondo azul de frente con corbata (primera clase debe tener dimensiones 2.5 cm por 4.5 cm y segunda clase 3.5 cm por 4.5 cm), fotocopia de la cédula ampliada al 150% y cancelar el 15% de un salario mínimo legal vigente, equivalente en 2015 a $96.652 “por concepto de laminación y expedición del documento”.

Denuncia
Rosaura Martínez*, quien fue víctima de robo hace casi un mes, asegura que cuando se dio cuenta que le habían sustraído la billetera con sus documentos ya le habían sacado una cantidad considerable de dinero en la cuenta “y hasta habían sacado un plan de celular”.

Para ella el robo no solamente le costó lo que llevaba en la billetera sino toda una serie de trámites.

“Afortunadamente puse el denuncio y todo lo que hicieron con mis documentos pudo revertirse”, explica, mientras se acerca a la caja donde tramita el duplicado de la cédula.

Indica el registrador delegado que lo recomendable es que los ciudadanos formulen la respectiva denuncia ante la autoridad competente de la pérdida de documentos, “ya que se pueden presentar casos en los que de manera fraudulenta se obtengan beneficios y que a primera hora comience a realizar el trámite para sacar un duplicado”.

Para Carlos Pérez tener la contraseña en la mano le devuelve la existencia como persona jurídica. Podrá recuperar las tarjetas, la licencia de conducción y la libreta. “Lo único que uno no tiene que recuperar son las culebras, esas lo persiguen a uno hasta después de muerto”, asegura entre risas mientras sale veloz a sacar una de las tarjetas débito “para no seguir limpio”.

Los costos
$36.700 cuesta el duplicado de la cédula. El monto debe ser consignado en los bancos Popular o Agrario, en la cuenta de la Registraduría.

$55.719 es el costo de un duplicado de la licencia de conducción. Directora del Tránsito Atlántico dice que trámite demora máximo dos días.

$96.652 deben pagarse para sacar una copia de la libreta militar. Además hay que llevar copia de la cédula y dos fotos fondo azul con corbata.

Fuente: Maganguehoy

Contáctenos

Deje en nuestras manos su Seguridad!