21 octubre, 2014 serviesco

Así es la nueva apuesta por el centro de Barranquilla

La noticia de la recuperación del centro histórico la escuchan los barranquilleros desde hace unos 26 años.
Fue en el 1988 cuando la Agencia de Cooperación Internacional del Japón (Jica), realizó el estudio de factibilidad del Distrito Central de Barranquilla, zona constituida por el Centro Histórico, y los sectores de La Loma, Barranquillita y Barlovento, para la renovación urbana.

La preocupación era recuperar su centro. Desde que Barranquilla inició su población, en el siglo XVII, el centro ha sido el lugar donde la ciudad vio emerger su vida política, económica y cultural.

Fue en esta zona, que posee un área de 744.866 metros cuadrados, donde se sintió la fuerza del desarrollo que trajo en la segunda mitad del siglo XIX la navegación a vapor a través del río Magdalena y el ferrocarril.

“Por el medio fluvial se recibía no solo el comercio, sino los inmigrantes de las diferentes zonas del país”, cuenta el economista Ramón Vides, quien trabajó con la Misión Japonesa y hoy es el director de la Empresa de Desarrollo Urbana de Barranquilla (Edubar), en donde lleva 19 años haciendo carrera y siendo testigo y protagonista de la intervención en el casco antiguo de ‘La Arenosa’.

El mal momento para el centro comenzó en los años 60, por factores como la migración masiva a la ciudad de campesinos, que llegaron huyendo de la violencia. Se fueron asentando en el suroriente generando los cinturones de miseria e invadiendo el espacio público, lo que fue el caldo de cultivo para la indigencia y la delincuencia, que hoy persisten.

“Todas esas características históricas y geográficas del centro permitieron que su desarrollo fuera rápido pero no sostenible”, señala Vides, al explicar que la particularidad comercial ocasionó que el flujo vehicular en esta zona fuera alto, deteriorando la infraestructura física.

El declive del centro llegó cuando el comercio buscó establecerse en la nueva zona de desarrollo de negocios de Barranquilla, las calles 72 y 84. Luego abrieron sus puertas los establecimientos de grandes superficies y centros comerciales.

Como si fuera poco, el impacto ambiental también comenzó a generar una problemática. Todo el sistema de los caños recogían las aguas servidas de la cuenca oriental, además el mal manejo de los desechos sólidos que generaban los diferentes establecimientos comerciales, ocasionó un deterioro en los caños.

Sin embargo, el centro no ha dejado de ser importante desde el punto de vista comercial y estratégico para los planes de desarrollo de Barranquilla.

La otra cara

En el 2005, luego de evidenciar cada uno de los problemas en el centro histórico, el Distrito, con la ayuda del Gobierno Nacional, inicia el proceso de recuperación del mismo.

Entre las primeras transformaciones que se realizaron se encuentra la recuperación del Paseo Bolívar, la construcción de la Plaza de La Concordia y la Plaza San Nicolás.

“Esas modificaciones generan una nueva apuesta por esta zona de la ciudad. Permitiendo la inversión privada”, indicó Vides.

Plaza de San Roque

En lo que se denomina como un nuevo impulso a la recuperación del Centro Histórico, el Distrito avanza con la construcción de la Plaza de San Roque, mientras se inician los trabajos en las Plazas de Hospital y San José, lo que será el gran circuito de plazas.

A este proyecto se suma el Paseo de Las Palmas, un corredor peatonal entre las calles Murillo y 38.
En el tema ambiental se destaca el saneamiento de los caños, mientras que en movilidad el Corredor Portuario y la Avenida del Río, con su malecón en el sector de La Loma, la nueva zona de expansión urbana.

El Distrito también recuperó espacio público para más zonas verdes en el centro, como el lote donde funcionó San Andresito, que será un gran parque.

La última obra entregada fue la Intendencia Fluvial y la Plaza Grande del Río de la Magdalena.
“Es una obra importante, no solo porque con ella recuperamos un lugar de alto contenido histórico, sino porque también estamos recuperando espacio público”, dijo la alcaldesa Elsa Noguera.

Desde que inició esta recuperación, se calcula que las inversiones superan los 600 mil millones de pesos, gracias a dineros de la Nación, valorización 2005 y 2012 y recursos propios y de estampillas.
“Por eso a todo este plan lo llamamos la nueva primavera del surgimiento del Centro Histórico”, dice Vides, quien sí conoce la historia del centro.

Un lugar que no pasa de moda

Según Asocentro, que agrupa a unos 2.700 comerciantes del centro, en ese lugar de Barranquilla todos los días se mueven en promedio unas 300 mil personas que llegan de la ciudad y toda la región Caribe a realizar transacciones comerciales.

El centro sigue siendo un lugar atractivo para los visitantes. A las inversiones del Gobierno se suman las privadas que han logrado recuperar casas patrimoniales para darle un nuevo aire a los negocios.

Para el Secretario de Cultura del Distrito, Afif Simán, el centro es uno de los sectores más valorizados de la ciudad. “En el año 98, los predios ubicados en la calle 30 tenían un precio por debajo del valor catastral. Hoy el metro cuadrado en este sector está por encima de 400 mil pesos”.

Para el presidente de la Lonja de Barranquilla, Raúl Garay, confirma la información y explica que hoy el centro cuenta con todos los servicios lo que valoriza aún más la zona.

En junio pasado se presentó el Plan Maestro de Espacio Público de Barranquilla, que establece que el centro debe apostarle a la expansión del espacio público, a realizar actividades y recuperar espacios a favor de la cultura como lo es la construcción del parque lineal al costado de la calle 30, que les servirá como espacio de esparcimiento a todos los barranquilleros.

Fuente: El Tiempo

Contáctenos

Deje en nuestras manos su Seguridad!